martes, 13 de noviembre de 2012

Juventud, divino desdoro



Me resistía a escribir sobre un tema demasiado espinoso como es el de la juventud, pero me he dado cuenta de que las posibilidades de que alguno de ellos lea este blog vienen a ser las mismas de que Rita Barberá tome conciencia de su zafiedad y rufianiería e ingrese en un convento como carmelita descalza, así que voy a soltar lo que me apetezca sobre el asunto aunque en la seguridad de que será incompleto, porque el tema da para mucho.

Todo viene a cuento de que ayer un familiar con el que mantengo una afectuosa relación, me pidió que tratase de conseguirle para su hija mayor, de 24 años, el libro Breaking Dawn (Crepúsculo) así, en inglés y en formato electrónico. Traté de complacerle al tiempo que me apenaba comprobar que una joven, a la que considero bastante inteligente, forma parte de esa masa de adolescentes deslumbrados por lo que los medios llaman “una saga” y yo "un folletón intragable" (acepto que no lo he leído, claro, no soy un catavenenos).

De ahí pasé a reflexionar sobre cómo veo yo a la juventud actual, entendiendo arbitrariamente como tal la que va desde los 16 a los 24 años, más o menos. No es nuevo contemplar a las nuevas generaciones desde la distancia de la madurez o la vejez como un conjunto de irresponsables, tampoco es mía la frase “la juventud es una enfermedad que se cura con el tiempo”, pero creo que es muy cierto que las transformaciones sociales que los jóvenes han asimilado han sido vertiginosas y rotundas, principales víctimas de la revolución tecnológica y del espíritu de nuevos ricos que los españoles padecimos hasta llegar a la situación de ruina actual, de la que muchos no han tomado conciencia todavía.

No son especialmente aficionados a la lectura, pero cuando lo hacen se limitan a novelas gráficas o best-sellers y no precisamente a los escritos por Ken Follet o Ruiz Zafón, por poner algún ejemplo. Lo que les importa es poseer el último smartphone, y recibir mediante esos trastos toda la información que a diario digieren, principalmente a través de lo que llaman “redes sociales”.

Hemos tenido un ejemplo de la conducta gregaria actual en los tristes sucesos del Madrid Arena (por cierto que vaya nombrecito, también de importación). Cuando yo andaba por esas franja etaria, había quienes se iban a locales del tipo La Tuna o Consulado en Argüelles para asistir a Jam Sessions en la primera o a la “gran” discoteca segunda, situada a no muchos metros de aquel local, nada que ver con estas aglomeraciones actuales en las que, aparte del comportamiento irresponsable y exclusivamente mercantil de los organizadores de eventos, quienes acuden no ponen reparos a reunirse bajo un mismo techo en número superior a los quince mil, bailando y saltando a un tiempo, ensordecidos por el estruendo ambiental. Bueno, y algunos haciendo otras cosas menos recomendables.

Como experiencia inmediata, hay cerca de mi casa un centro de formación profesional que podríamos clasificar de élite por el tipo de enseñanzas especializadas que imparten. Es habitual que algunos de sus jóvenes alumnos en los ratos libres penetren en el interior de mi urbanización algo prohibido mediante letreros, pero no tenemos guardias de seguridad que lo impidan y ya se sabe: no se respetan normas si no existe castigo severo e inmediato, formando un grupo que se refugia bajo la protección de una cornisa. Allí orinan contra la pared, delante incluso de las compañeras del sexo femenino mientras charlan con ellas y a la vista del vecindario; consumen comidas y bebidas cuyos restos arrojan al suelo sin más contemplaciones y allí proceden al ritual grupal de liarse unos porros que también liquidan con el mayor desparpajo; si tengo la ventana abierta puedo disfrutar de un colocón gratuito. No tengo nada que oponer a esas actividades si les place, pero ¿es mucho pedir que tengan el decoro de hacerlo en sus casas? Y no sirve de nada llamar a la policía municipal, porque ya se sabe que esos perezosos funcionarios están al servicio exclusivo de los munícipes con cargo.

Disponen estos jóvenes de unos medios económicos de los que no podíamos ni soñar antes, aun teniendo en cuenta el cambio de los tiempos y, en muchos de esos casos si no la mayoría, el dinero les ha sido proporcionado por los padres –unos pringaos, ya se sabe– entre otras razones porque el paro juvenil llega al cincuenta por ciento. Me pregunto, ¿alguno de estos angelitos sabe lo que es jugar al parchís o las damas?

Con las debidas excepciones, les da igual quien gobierne o las leyes que se promulguen, pues su hedonismo les impide ver algo más allá de lo inmediato y de lo que no sea pasarlo bien. ¿Solidarios? Puede que algunos, pero el otro día pude comprobar hasta qué punto; un bárbaro golpeó mi coche que estaba aparcado y cuando pedí a un grupo de jóvenes, que se encontraba a menos de dos metros apoyados contra el escaparate de un comercio, que contaran a la policía avisada por mí– lo que habían presenciado, no conseguí arrancarles ni una palabra y sí sonrisas de burla. 

Sé de lo que hablo, porque convivo con un ejemplar de 21 años, que ciertamente es una de las mejores personas que conozco, pero aun así no se libra de la maldición generacional. También tengo sobrinos, hijos de amigos, etc. y si bien eso no me autoriza a emitir generalizaciones, admitamos que tenemos –a través de los medios– suficiente información como para saber sobradamente con quiénes nos jugamos los cuartos.

2 comentarios:

Paco dijo...

En parte te doy la razón, mientras escucho una canción que me hacía vibrar en mis buenos tiempos mozos , como es : Deep Purple - Smoke On The Water, lo que me lleva a decir, que todos hemos tenido juventud, unos más y otros menos, pero todos hemos pasado por esa época vital,que conlleva cambios hormonales, de sentimientos, de ideas, etc.
Nunca defenderé los actos de mala educación como orinar en medio de la calle y que no solo pertenece al ámbito de la juventud, también he visto mayores haciéndolo en una esquina o en un descampado. También es verdad que en los tiempos de "mari castaña", había una "cosa" a la que llamábamos urinarios públicos, de los que actualmente carecemos en las ciudades y, o te tomas una cerveza en un bar y de camino echas una "cañita" o te lo terminas haciendo en los pantalones y más si la próstata anda haciendo de las suyas , así que ,sin desmerecer la mala educación, diría que los prebostes del ayuntamiento ,así como las señoras ediles , no tienen vejiga , además de falta de conciencia ciudadana. Respecto a las drogas, pues mientras no haya centros de opio en la ciudad, me temo que ningún joven con ganas de fumarse un porro, lo va a hacer en casa ,al lado de su padre, mientras ve el telediario, por mucho que nos siente mal. A mi, lo del porro, como que me da lo mismo, sí me pone de muy mala lait, las drogas más duras y "los pinchitos". Yo diría,que la juventud, no se puede meter toda en el mismo saco, los hay mas educados que otros y eso hay que tenerlo en cuenta.

Paco dijo...

Ante todo , te pido disculpas, porque he leído muy rápido el texto, donde dice "esos jóvenes en sus ratos libres penetren en el interior de mi urbanización" .

Al leer mal, he dado por hecho, que estaban en un descampado ,parque o zona similar , ajena a tu propiedad. Lo que tampoco defiendo , si están en medio del público , a los ojos de todo el mundo y sin cortarse un pelo. Eso, no lo defiendo, la mala educación, no la defiendo, por si quedaba duda.

Estoy en contra de que la juventud , haga ese tipo de cosas sea en un lugar privado o en un lugar público. Yo, cuando me bebía una botella de cerveza, no me la bebía en medio de la calle, me la bebía en un bar, bien es verdad, que la jarra de cerveza en aquellos tiempos, donde yo iba, no cobraban por ella como si fuera un barril, que es lo que pasa ahora. También es verdad, que en mis tiempos , fumarse un porro era de hippies, drogadictos o de avanzados snobs, ,aunque también lo hacían a escondidas.

Actualmente , la juventud , tiene una falta de respeto por casi todo o todo , pero prefiero a la juventud que lee Amanecer en ingles, a la que no lee y se pone a fumarse porros en tu casa....sigo diciendo, no es comparable un joven, al que le guste el flamenco,estudie una carrera o se prepare oposiciones 12 horas al día y además, lee Amanecer en ingles , al
insurrecto que tienes en tu propiedad y al que le vendría bien un baño de agua mediante cubo o similar ,para ahuyentarlo o para que, al menos, proteste y venga la policía para acallar sus protestas .

Comparar a todos los jóvenes y meterlos todos en el mismo saco, tampoco es lo correcto, porque ¿como se me va a ocurrir meter en el miso saco, al joven que va a ver al papa, al que va a defender el 15M , al que solo va al cine y no se mete en más historias, con el que se esta fumando los porros en tu portal,orina debajo de la ventana del vecino cuando todo el mundo mira ?, no es comparable sin lugar a dudas .