lunes, 6 de enero de 2014

Hasta aquí llegué

Decidí acabar con este blog y por aquello de redondear, traté de aguantar hasta que se cumplieran los cuatro años desde su inicio, algo más que satisfactorio teniendo en cuenta que la media de vida de los blogs personales difícilmente alcanza el año. 

No creé este blog para conseguir miles de lectores, pero la verdad, sí esperaba una acogida algo más numerosa, aunque reconozco que es una pretensión absurda porque como ya he dicho en otras entradas no hago nada por dar a conocer su existencia y son mis familiares y amigos los que menos lo leen. Lo curioso es que algunos me dicen por email o directamente que les gusta lo que han leído, pero en ninguno consigo despertar una mínima asiduidad, lo que sólo me deja imaginar dos alternativas: o no es verdad eso de que les agradó o simplemente no les gusta leer (lo de que se les haya roto el PC, el móvil y la tableta no creo que deba considerarlo como posibilidad).

Como es lógico, la primera idea era borrarlo y acabar con este intento, pero resulta que me he acostumbrado a escribir y me place, así que pondré en práctica la segunda opción, que es cerrarlo a todos menos a los autorizados y por lo tanto se queda para mi uso exclusivo o, como diría James Bond, sólo para mis ojos. No es que me entusiasme la idea, pero dejaré de tener esa sensación de escribir para nada o casi nada. Y no crean que no me agrada releer lo que yo mismo opinaba sobre ciertas materias algún tiempo antes, por lo general opiniones mantenidas, puesto que lo que aquí expongo no suelen ser juicios fruto de un impulso ocasional.

Mantendré abierta la página durante unos días con esta entrada por aquello de que algunos habituales sepan lo que sucede y después pondré en práctica lo que digo. Gano en libertad porque ya no tendré que poner cuidado en no herir sensibilidades, podré expresarme sin limitaciones. Pierdo la posibilidad -nunca hecha realidad- de mantener un cierto debate con lectores acerca de lo que escribo.

Adiós y gracias a los que me leyeron algunas veces. De nada a los demás.


Hoy, día 12 de enero, incluyo el enlace al artículo de Javier Marías en El País Semanal. Resulta muy ilustrativo por venir de alguien que no es un agitador ni un "radical extremista", expresión que tanto gusta al PP.

No hay comentarios: