sábado, 29 de marzo de 2014

Cuidadito, estos no juegan

Hoy mismo encuentro en la prensa («La Vanguardia» de Barcelona) una noticia cuyos primeros párrafos reproduzco:

«Jerusalén, (Efe).- El Ejército israelí mató hoy con disparos de precisión a dos personas que según su versión de los hechos trataban de cruzar la verja que separa los Altos sirios del Golán, ocupados por Israel desde 1967.
Según un comunicado difundido por las Fuerzas Armadas, el suceso ocurrió a las 10:30 hora local cuando soldados de la unidad de élite "Golani" detectaron a las dos personas en la proximidad de la citada verja de separación.
La edición digital del diario israelí "Yediot Aharonot" detalla, por su parte, que los militares ignoraron el protocolo y ni siquiera trataron antes de detener a los sospechosos "debido a las lecciones aprendidas" recientemente y a "unas normas operativas más estrictas".»

Las conclusiones son fáciles e inmediatas. Lo primero, está claro que ni la UE ni EE.UU. van a abrir la boca por este doble asesinato, lo ha cometido Israel, así que punto final. Lo segundo es que si de verdad se quiere proteger Melilla y Ceuta, basta con traer un destacamento del ejército israelí a ocuparse de la tarea y ya podemos olvidarnos. Por el contrario, si queremos acabar con Israel, no hay más que pedirles que nos permitan proteger sus fronteras con nuestros medios y en poco más de un mes Israel habrá desaparecido del mapa y con ello un problema serio para la comunidad internacional.

Claro que esto último es hablar por hablar, Israel sabe que su eliminación está asegurada si no aplica métodos expeditivos, mientras que en la compasiva España son mayoría los que no se dan cuenta de lo que nos jugamos, quieren que las verjas se eliminen colocando en su lugar tan solo letreros de Prohibido el paso y que sea lo que dios quiera. Por cierto, no creo que las numerosas ONGs que están por el paso libre de africanos hacia España vayan a movilizarse por éste y otros sucesos similares de los que sabemos a diario, ya se sabe que todo lo que ocurra con los ciudadanos de África es necesariamente asunto de España, lo que suceda con los del Cercano Oriente, no.

Esperaba que esta noticia apareciera en todos los periódicos, pero curiosamente ninguno de los otros que leo se ha hecho eco y en La Vanguardia desapareció al día siguiente. No sé cómo interpretar esto, si como que un sirio vale menos que un africano o como decía al principio, que hay una consigna general de no difundir noticias desfavorables para Israel. No es el único caso chocante, aquí en las manifestaciones del día 22 un joven perdió un testículo y otro un ojo, ambos como consecuencia de disparos con pelotas de goma, y la repercusión ha sido menor que la de los pelotazos en Ceuta que hasta donde se sabe no produjeron daños directos en los asaltantes. La diferencia fundamental estriba en que aquellos ejercían un derecho y estos últimos estaban cometiendo un delito. Claro está que a los africanos los protegen las ONGs y a los españoles los ministros Jorge Fernández Díaz y su milagrosa Santa Teresa, Fátima Báñez y su virgen del Rocío.

Pertenecemos a un país que ignora lo que es la justicia, pero al que le encanta la caridad, por eso todo el contencioso que rodea las verjas de Ceuta y Melilla y por lo mismo el éxito de repugnantes programas de televisión como ése de TVE1 llamado «Entre todos» presentado por esa infame comedianta de nombre Toñi Moreno. 

1 comentario:

Paco dijo...

O se es o no se es, o se está o no se está, en estos casos, no hay punto intermedio, mal que nos pese.Que nos duele, que nos afecta,por supuesto, pero hay que estar.
Estoy de acuerdo en lo que he leído.
En este país ,está mal entendido lo que es justicia,caridad,derechos y deberes.