viernes, 20 de diciembre de 2013

El mundo contra España (se van a enterar)

No hace falta que recuerde los hechos del quinquenio más terrible y agresivo del que yo tengo memoria –y ya cumplí unos años–, sabemos que al abrir el periódico vamos a encontrarnos inevitablemente con noticias desagradables y más todavía desde que el actual equipo de salvadores de este gobierno se hizo cargo de la tarea prometiendo poner orden.

No hay día en que no sepamos del hundimiento de algún banco –pillando en el derrumbre a nuestro dinero–, la quiebra de alguna gran empresa que creíamos a salvo de vaivenes, bajadas salariales de sectores completos, congelación de pensiones –subidas del 0,25% lo llama el PP–, subida del gas y electricidad, eliminación de beneficios sociales, éxito arrollador del libro de Belén Esteban, etc. No hay nada fuera del alcance de esta catástrofe sin precedentes, y los españoles hemos dado prueba de ser los más mansurrones del mundo occidental, parece que nada nos hará reaccionar violentamente –el único lenguaje que algunos entienden– ante tanto atropello, casi un genocidio. 

El gobierno continúa tirando de dinero del Fondo de Reserva de las pensiones y a finales de diciembre sacó 5.000 millones para pagar la extra de los pensionistas, el 20 de diciembre han sido otros 428 –una fruslería– y van en total 23.631 millones sisados desde que ocuparon el poder. Conviene recordar que Zapatero congeló una vez las pensiones para no verse obligado a retirar 1.000 millones de ese fondo, nada que ver con la alegría con que estos malhechores meten mano en la caja, algo que para ellos es normal porque les es familiar ese modo de actuar.

Hemos permitido sin pestañear que el gobierno entregue más de 60.000 millones a la banca para su recuperación al tiempo que aseguraba que a los ciudadanos no nos costaría un duro –palabra de Rajoy– y acabamos de saber que de los 9.000 millones entregados a Novagalicia Banco ya se dan por perdidos más de 8.000. Nada de esto nos hace perder la calma, nada de esto pone límite a nuestra cobardía y ahí tenemos a las encuestas que nos dicen –¡vivan las caenas!– que una gran mayoría de los que les votaron en las últimas elecciones volvería a dar su voto al PP.

Sin embargo puedo ver que al fin vamos a poner límite a tanto abuso: la UE se ha atrevido a atacar a lo que consideramos más sagrado, el fútbol, y ahí tenemos a los directivos de varios clubs encabezados por el Barcelona y el Real Madrid afirmando sin rubor que todo esto no es más que una confabulación contra España (y Cataluña) y los españoles (y catalanes). Que todos hayamos podido ver desde hace muchísimos años que se les consiente a los clubes de fútbol todo tipo de fechorías económicas, que se les permiten deudas escandalosas con la seguridad social y Hacienda, que a la vista de todos realicen operaciones urbanísticas que avergonzarían hasta a la Cosa Nostra, no importa; se trata del fútbol y el fútbol está más blindado a la hora de presentar cuentas que el propio rey. Estos canallas de la UE encabezados por ese mal español llamado Almunia –¡vasco tenía que ser!– no saben lo que se van a encontrar, pues por esta causa estamos dispuestos a derramar hasta la última gota de sangre.

No hay comentarios: